Páginas

sábado, 17 de diciembre de 2011

Soy un Mini-Yo

El gurú de la CEOE pedía el otro día, sin ningún tipo de rigor, despidos administrativos y un nuevo tipo de contrato que ya se había probado con éxito en Alemania. ¿Cuándo entenderán nuestros avispados dirigentes que el carácter mediterráneo en nada se parece al teutón?

Se trataría de un trabajo a media jornada (mini-jornada, si se quiere), con un salario reducido, muy reducido (mini-salario) y destinado a aquellas personas que se encuentran desempleadas (mini-personas). Estas palabras fueron recogidas por los medios de comunicación (entendidos?) y los políticos (desentendidos) con mini-alegría. No anda muy desencaminado el Sr Rosell -se comentó- en Alemania fue un rotundo éxito -dijeron otros.


Cuando el río suena...

Esta mañana me he levantado angustiado porque lo que creía que formaba parte de una pesadilla era más real que yo mismo. He empequeñecido, menguado, disminuido, decrecido. En fin, me he convertido en un mini-yo.

Al ver mi imagen reflejada en el espejo, no me reconozco. Veo una persona encorvada, entristecida, abatida y, lo que es peor, resignada.

Así que, una vez en la calle, me descubro dirigiéndome, con paso titubeante, a mi nuevo trabajo. En el mini-job veo otras personas similares andando por los pasillos; llevando correspondencia de una mesa a otra, haciendo fotocopias trepando a las sillas, portando una enorme bandeja con cafés. Pese a la alegría que deberían mostrar por disponer de un mini-job y un mini-salario que les permita disfrutar de una mini-vida digna, ninguno de ellos sonríe.

Pienso, me pregunto si acondicionarán el mundo a nuestro nuevo estado. ¿Y el Estado al nuevo Mundo?.

Me refiero: ¿edificarán mini-casas a mini-precios para estas mini-personas?¿construirán mini-vehículos?¿fabricarán mini-empaquetamientos para no desperdiciar la comida o manipularán genéticamente ésta para darle un tamaño acorde con nuestra nueva condición de enanos?



En resumidas cuentas: ¿nos confinarán en mini-ciudades (me viene a la memoria el guetto de Varsovia), para que nos relacionemos únicamente entre nosotros y disfrutemos de una mini-mierda preparada con toda la sensatez democrática que se les ha ocurrido a aquellos sobre los que (como ellos bien dicen) hemos depositado nuestro voto y confianza?

Lo hacen por nuestro bien, ya lo sé, pero me queda una última duda:

¿Nos quemarán?

lunes, 12 de diciembre de 2011

La desaparición como Arte

Todos tenemos la necesidad, alguna vez en la vida, de sumergirnos en nosotros mismos, de bucear en nuestro interior y sorprendernos al descubrir ese yo que no sabíamos que existía, escarbar en el fondo del agujero negro en el que nos vamos convirtiendo con el paso de los años y ver que todavía existe un rayo intentando escapar de él.
Unos más que otros necesitan (necesitamos) hacerlo con más asiduidad. Del encuentro con mi otro yo, ese que tanto admiro y recelo, ese al que no dejo salir más que en la intimidad, surge la inspiración y el valor necesarios para coger una pluma, ya reseca, y conseguir que vuelva a escupir palabras humedecidas por el éxtasis y la tinta.


. ilustración: Carlos Díez




A veces, esa necesidad es tan grande que consigue que lo abandones todo. te obliga a huir (¿huir, digo? esa no es la palabra adecuada, aunque sea visto de esta forma, más que de una huida se trata de una desaparición).

Cuando Hvulac se encuentre con Yhma y con el baúl repleto de letras, desesperación y soledad, y ésta le pregunte por qué Anatol ha huido, él le responderá que simplemente ha desaparecido.
En este relato de Vila-Matas "El arte de desaparecer" se pone de manifiesto la fuerte e inevitable necesidad de desaparecer (no huir) que tiene Anatol. De hecho es un acto de valentía. ¿O quizá Yhma sabía que Anatol, algún día, se marcharía porque ese era su destino?


Cuando en ese espacio "relativamente" deformado, que nos rodea, confluyen la búsqueda con el valor, es cuando la desaparición se acerca a la pluma y le susurra cantos de sirena.

lunes, 5 de diciembre de 2011

¡Borrasca, tormentas y un Jamón!




No me deja de llamar la atención el carácter lazarillesco que tenemos los españoles, siempre buscando en qué punto podemos engañar al vecino sin llegar a saltarnos la norma (o por lo menos que esto no sea muy evidente).




El tribunal de justicia de la Unión Europea condena a España por no haber tomado medidas para evitar que las cadenas televisivas rebasen el limite de publicidad (impuesto en 12 minutos cada hora) que fija la legislación comunitaria.

El fallo concluye que los publirreportajes, los anuncios de telepromoción, los anuncios publicitarios de patrocinio y los microespacios publicitarios deben ser considerados como anuncios publicitarios y computar para esos doce minutos.

El tribunal de justicia señala que la protección de los consumidores (telespectadores) frente a la publicidad excesiva constituye un aspecto esencial del objetivo d ela directiva, y considera que cualquier tipo de publicidad televisiva emitida entre programas o durante los intermedios constituye un "amaño publicitario".




¿Cuál es nuestra respuesta ante esta sentencia? Pues está claro, introduzcamos el propio anuncio dentro del programa. Que el presentador (tanto da que sea de un reality, como de un programa de entretenimiento, de un concurso o de un telediario) sea quien haga de pluriempleado publicitario. Esta práctica es igual de engañosa que la anterior, es inmoral y roza los límites de la legalidad. Además de resultar totalmente ridícula.

No resulta extraño ver a Jordi González anunciando cualquier producto o incluso a la inmerecidamente encumbrada a "su gloria" Belén Esteban haciendo lo propio, pero me resulta cuanto menos paradójico ver al equipo del Gran Wyoming anunciando seguros o incluso a la chica del tiempo publicitando, después de contarnos qué va a ocurrir con la climatología, un jamón Navidul.

A aquellos que teníamos la televisión como un electrodoméstico informativo nos obligan a dejarla de lado. La falta de coherencia de un reducido número de programas ha desaparecido con esta imposición aceptada (dudo que a regañadientes).

Cuando Thais Villa pasa de ironizar sobre lo embobada que vive la sociedad actual abducida por el sistema a ser ella la abducida por los seguros ING, sin mostrar ni una mueca que demuestre que le apuntan con un revolver en la sien si no lo hace, resta cualquier tipo de credibilidad al anunciante y el anunciado.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Zeitgeist




El corresponsal de TVE en Alemania, Miguel Angel García, comentaba, tras conocerse el resultado de las elecciones del 20 N, que el resultado de las elecciones alemanas había sido tomado en Alemania..., en un claro error.



Pero ¿era en realidad un error, o hubo intencionalidad, ¿era el futuro de España lo que estaba en juego, o más bien podría ser el futuro de Europa (Alemania quiero decir)?


Zeitgeist es una expresión alemana que indica el clima intelectual y cultural de una época. Geist (espíritu) y Zeit (tiempo) vendrían a ser la traducción al alemán de la expresión latina "genius seculi" espíritu guardián del siglo.



Este clima en la Europa colonialista de 1900 desembocó en la primera Gran Guerra. El 28 de junio de 1914, en Sarajevo (capital de Bosnia), Gavrilo Princip, integrante nacionalista de una organización serbia llamada Mano Negra, mató al archiduque Francisco Fernando (heredero del trono austrohúngaro) y a su esposa. Esto desencadenó que Austria declarara la guerra a Serbia el 28 de julio de 1914, y con ella se desataron todos los intereses imperialistas del resto de Europa. La guerra finalizó con la derrota, el 11 de noviembre de 1918, de la Triple Alianza del imperio alemán, el autrohúngaro e Italia. Por el tratado de Versalles (28 de junio de 1919) Alemania y sus aliados debían aceptar la responsabilidad moral y material de haber causado la guerra. Debían desarmarse, realizar concesiones territoriales y pagar indemnizaciones económicas a los estados victoriosos.



En los años 20 en Alemania se gestó la ideología del futuro partido nacionalista alemán de los trabajadores (NSDAP). Se padeció de lleno una crisis ideológica que trajo el descrédito de las democracias liberales.
El Zeitgeist de la época se caracterizó por un rechazo al racionalismo y un racismo latente que dio lugar a la eugenesia (filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios humanos).


Pensadores como Heidegger o Mitchels favorecieron corrientes políticas elitistas basadas en el culto del héroe y la fuerza, lo cual adquiere su versión más extremista al divulgarse y vulgarizarse.


Hitler se convirtió en líder del NSDAP en 1921 y tras una breve estancia en la cárcel por su intento de golpe de estado, se convirtió en Canciller en enero de 1933, favoreciendo el antisemitismo y anticomunismo. Transformó la república en el III Reich, basado en el totalitarismo y la autocracia. Hitler quería establecer la hegemonía de la alemania nazi en el continente europeo. Supervisó el rearme de Alemania, violando el tratado de Versalles, y la invasión de Polonia en 1939, lo que llevó al estallido de la 2ª guerra mundial. En 1941 las fuerzas alemanas habían ocupado la mayor parte de Europa y el norte de África.


Hitler causó la muerte a 17MM de personas, entre ellas 6MM de judíos y 1M de gitanos.


La 2ª guerra mundial alteró las relaciones políticas y la estructura social del mundo. La ONU fue creada entonces para fomentar la cooperación internacional y prevenir futuros conflictos (qué ironía). Las consecuencias territoriales fueron bárbaras, quedando creados dos grandes bloques, el capitalista y el comunista.



Nuevamente vemos un intento por parte de Alemania (mucho más sutil, pero no menos intencionado) por hacerse con el poder de una Europa decadente ante las fuertes reticencias de los aliados (entiéndase Francia, Reino Unido y Rusia). EEUU, como siempre, mira atónita el devenir de los acontecimientos para tomar parte únicamente a la hora del reparto.

El Zeitgeist de nuestra época es favorable para que se vuelva a producir el desmembramiento del viejo continente.


Así que no veo una equivocación en las palabras de Miguel Angel García, sino más bien una inteligente apreciación, visionaria quizá.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Efecto Mariposa

La idea del futuro, de lo que se nos viene encima, tampoco está muy clara. Utilizando la física clásica newtoniana estamos perdidos. Newton no supo predecir, con sus teorías, el comportamiento de tres bolas. ¿Cuánto más difícil no sería predecir el comportamiento de tres personas?


Harían falta otras teorías para augurar el comportamiento de sistemas sensibles. La teoría del Caos. Entendamos por sistema caótico aquel en el que pequeñas variaciones en sus condiciones iniciales pueden llevar a grandes variaciones de estado. El efecto Mariposa. Su metafórico nombre proviene de un proverbio chino: "el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo" El nombre fue acuñado por el matemático Eduawrd Lorentz, allá por los años sesenta, en sus intentos por predecir el clima atmosférico.


"El clima se conoce por tres ecuaciones diferenciales definidas, por lo que conociendo las condiciones iniciales, se podría conocer la predicción del clima en el futuro. Sin embargo al ser un sistema caótico, y no poder conocer con exactitud los parámetros que fijan las condiciones iniciales, hace que aunque se conozca el modelo, éste diverja de la realidad pasado un cierto tiempo."


El Caos (en el sentido común de la palabra) de la economía mundial capitalista está resultando embarazoso. Podríamos considerar a los, mal llamados, "Mercados" como sistemas lábiles a pequeñas variaciones de las condiciones iniciales (a un aleteo de mariposa) lo cual los convierte en totalmente impredecibles. A esto le unimos que estos sistemas están integrados por seres humanos lo que los convierte en sistemas enormemente caóticos.


El cine, no con mucho acierto, ha intentado representar estas teorías: Efecto Mariposa de Eric Bress y J.M.Grueber, Teoría del Caos de Marcos Siega o Cadena de favores de Mimi Leder.


Por dar algo de luz a este Caos, Mitchell Feigenbaum demostró que una amplia clase de sistemas que experimentan transiciones en ciertos puntos (van del comportamiento regular al caótico) lo hacen mediante un comportamiento universal. O sea: viajan al caos por el mismo camino, lo cual los convierte en ligeramente predecibles.


Acabaré el artículo citando a Federico García Lorca: "el más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta"


Reconociendo al planeta como un sistema verdaderamente caótico, cualquier pequeña acción (aquella más insignificante, el aleteo de esa figurada mariposa) puede significar un gran cambio en el futuro.

viernes, 11 de noviembre de 2011

A propósito del Mundo




¿Qué hubieras hecho tú?




Lo que voy a relatar es real, es la vida misma. Me ha ocurrido a mí:

Un grupo de niños de 4º y 5º de primaría están en el colegio esperando a lavarse las manos para comer. Dos niños entran empujándose, tropezando con un tercero (al que llamaremos S) que cae sobre otro niño (de ahora en adelante C). C, cabreado se gira y le da un guantazo a S, rompiendo sus gafas que salen despedidas. S entre lloros le profiere un horrible insulto, hijo de perra. Cuando S llega a casa le cuenta lo ocurrido a su padre X, omitiéndole conscientemente el grave insulto. X decide hablar con el director del colegio para buscar una explicación y una solución.

Es en el colegio donde X averigua el insulto lanzado por su hijo. El profesor encargado del comedor, así como el director, creen que lo más justo sería repercutir el coste de las gafas a los dos alumnos y así lo exponen a los padres de S y C. El padre de C, al que no pondremos nombre sino que seguiremos llamando padre de C, contesta que, ni hablar. No está de acuerdo, es más, él cree que el insulto también vale 200€, con lo que se considera igual de agraviado y por tanto en paz.


Pese a que X intenta exponer lo injusto de la solución y ante los tímidos lloros de C, el padre de C decide que no tiene nada más que decir.


¿Qué hubieras hecho tú en lugar de X?

A) Pegarle un puñetazo al padre de C y acto seguido decirle que ya puede insultarle por valor de 300€.

B) Decirle que no es justo y denunciarle ante la justicia.

C) Callarte y esperar el momento propicio para cobrarte el valor de las gafas en su coche.

D)Entender su punto de vista y volverte a casa con el rabo entre las piernas.

E) No darle importancia y no permitir que el padre de C te amargue el día.

F) Otras.... (SUGIÉRELA AQUÍ EN EL BLOG O EN EL FACE)

martes, 8 de noviembre de 2011

El Debate




Entiéndase por debate el intercambio y enfrentamiento de ideas o de argumentos sobre un asunto; del latín debattuere. ¿Es eso lo que ocurrió la noche del lunes? Yo creo que no.




Asistimos a un enfrentamiento, eso sí, pero no de ideas, más bien fue un enfrentamiento por no parecer lo que son. Decía Santiago Rusiñol que de todas las formas de engañar a los demás, la pose de seriedad es la que hace más estragos. Y ayer asistimos a eso, a una pose pactada.

Sí, Rubalcaba pareció que en algún momento intentó presionar a Rajoy, pero fue con timidez y sin convicción (se sabía derrotado de antemano y le trató como Presidente).

Oímos hablar de asuntos sociales, pero en ningún momento se escuchó la palabra indignado o indignación. No se mencionó a aquellos que se sienten desilusionados (ya no digo indignados) por la situación y la calidad de nuestros políticos electos (bonita palabra en la que refugiarse).

Hablaron de economía, pero nada de corrupción.

Rubalcaba había asumido su suerte antes de saltar al ring. Ante esta clara situación prefirieron no hacerse daño. Éste llegó a insinuar que le ocurriría lo mismo a la sanidad (por la mala gestión privada) que le había ocurrido a la educación, o sea irse al garete.

Pareció, en todo momento, haciendo uso de la cita de Mark Twain "conoce primero los hechos y luego distorsiónalos cuanto quieras", cada uno hablaba de realidades diferentes. Ninguno de los dos asumió responsabilidad alguna sobre la situación en la que nos encontramos. Se limitaron a hacer un baile de fechas que iba de un lado a otro de la mesa sin ningún orden pero con mucho concierto.

Fue una esperada desilusión. También ha sido esperado descubrir que la prensa nacional se tomaba con el mismo desinterés que el pueblo el resultado del debate.




Quizá ha sido la abierta demostración de varias cosas: el fracaso del formato del debate (se echó de menos rigurosidad y distintos puntos de vista que podían haber aportado otras candidaturas), la falta de ideas e imaginación (algo muy necesario en los momentos críticos), la pobre clase política que padecemos y la necesidad de un cambio, pero muy distinto al que propone el señor José María Rajoy.




lunes, 31 de octubre de 2011

DESCANSE EN PAZ (en mi memoria)



Siempre había pensado que resultaban graciosas esas historias que escuchas de personas que se cuelan en una boda, en el banquete quiero decir, sin ser invitados, pero nunca me imaginé a mí mismo haciéndolo. Y no se puede decir que lo haya hecho, o no exactamente. Sí que es cierto que me colé, pero no fue en una boda. Me da un poco de vergüenza decirlo, pero de no hacerlo no podría comenzar este relato, así que echándole un poco de valor, o quizá dejando los prejuicios a un lado, os diré que me colé en un funeral. Sí, sí, en un entierro. Y digo me colé porque aunque en los funerales no se asiste por invitación, es necesario conocer al protagonista o cuanto menos a su familia. En esta ocasión no se cumplía ninguna de las dos hipótesis; ni había sido invitado, ni conocía al difunto. Simplemente estaba en el lugar indicado en el momento determinado, vamos una confluencia de casualidades.
Con un poco de timidez o de vergüenza me introduje junto con los últimos y apesadumbrados asistentes y como si de una procesión se tratara les seguí hasta el último banco de la barroca iglesia del perdido pueblo en el que me encontraba, también por casualidad. Las últimas filas, al igual que ocurría en el colegio, siempre dan pie a poder comentar aquello que se te ocurra con una censura mucho más tenue; no la censura del párroco, éste era un poco caduco, sino la de los del banco de delante.
−Pues yo no me había enterado de que estaba enfermo −comentó con un susurro la anciana que estaba a mi derecha.
−Sí, yo tampoco sabía nada −contestó el que parecía, por la gran similitud física, su hijo.
Siguieron hablando, sin preocuparse de las miradas del resto de compañeros de banco, de las bondades del difunto. Se trataba de un hombre de mediana edad, rondando la cincuentena, más o menos como yo, parecía estar en la mitad del viaje, o del desierto, cuando le sobrevino la muerte. Una ligera y reciente calvicie parecía haber querido anticipar o delatar su estado de salud, la voz, pese a todo, se mantenía igual de potente y segura que siempre. Finalmente me inmiscuí, tenía que dar mi opinión.
−Sí, realmente tenía una voz potente.
Incluso me atreví a añadir.
−Voz potente y carácter fuerte, eso sí, buen tío.
La pareja me miró con pesadez, a la vez que asentía con un gesto para posteriormente permanecer en un silencio definitivo. Ese silencio me estaba resultando incomodo, yo quería seguir hablando del difunto, así que me levanté y avancé dos filas, para colocarme al lado de una mujer, también de mediana edad, pero una mediana edad más juvenil, mejor llevada, menos desgastada, o puede que no fuera tan mediana edad.
−Buenas tardes −le dije intentando entablar una rápida conversación. −Buenas.
Tras cinco minutos esperando, deseando que me dirigiera la palabra, alentándola con tímidos suspiros y resoplidos cada vez que el cura mencionaba el nombre del difunto, por fin se decidió a darme conversación.
−No me lo puedo creer, ayer mismo se encontraba perfectamente −dijo mientras su dedo jugaba a desenroscar un tirabuzón dorado de su cabellera− cenamos juntos y luego se marchó a su casa, parece que le dio un infarto.
−¡No somos nadie!
Cómo se me había ocurrido contestar con semejante, estúpida y hueca, frase de plañidera. Si con ella pretendía que me dijese algo más, estaba equivocado.
−Y ni tan siquiera puedo acercarme a verle, a despedirme. Me tengo que conformar con permanecer aquí detrás anónimamente. Desearía ver por última vez su piel morena, sus pobladas cejas, cogerle la mano y decirle adiós´ darle un beso de despedida y pincharme con los pelos de su bigote cano.
−Sí, algunos debemos, anónimamente, acompañar a nuestros seres queridos −contesté, con más acierto, mientras me rascaba el bigote cano y depositaba una mano encima de su rodilla.
Después de unos segundos, ella se sacudió la pesada carga de mi mano con un golpecito acompañado de un gesto de incomodidad, lo que me obligó a levantarme y seguir avanzando.

Tres filas más y me encontré junto a un chico joven, con el pelo largo y algunos pesados gramos de metal en sus dedos y colgando de sus orejas. Estaba quejándose a su madre por haberle obligado a venir.
− ¿Por qué he tenido que venir?
− Porque es familia nuestra.
− ¿Familia nuestra? Quién lo diría, no nos veíamos hace… ¿cuántos años? ¿diez? No me vengas con cuentos, mamá. Me tendría que levantar y marcharme. Además era primo tuyo, así que tendrías que haber venido sola.
− Ya está bien. ¿Quieres callarte?
− ¿Seguro que era primo tuyo? Porque no nos parecemos en nada. El era flaco y con buen porte y nosotros gordos y estrafalarios. Míranos, mamá. ¿Qué hacemos aquí?
− A ti, ¿no te gustaría que la gente viniese a tu entierro?, que pasasen una última vez ante ti para despedirte.
− Pues no. Además, ¿cuántas veces pasó él a vernos a nosotros? Ni tan siquiera en los cumpleaños o en Navidad. La última vez fue en mi comunión. Ya te digo. Y me obligas a venir. Si te tenía que haber mandado a tomar por el culo –dijo por lo bajini para que su madre no escuchase estas palabras finales.
− Ya está bien, ¡cállate!
Después de estar un rato escuchándoles, era el turno de dar mi opinión:
−Era un hombre ocupado –dije pausadamente para darles tiempo a que se girasen, me viesen y prestasen atención a aquello tan importante que tenía que decirles −Difícilmente encontraba un hueco para dedicar a los seres queridos, pero, no obstante, se acordaba de todos nosotros. Alguna vez, he llegado a saber, nos echaba de menos.
−Sí, es verdad. En alguna ocasión, hablando con él por teléfono, me llegó a confesar lo que nos envidiaba, las ganas que tenía de dejarlo todo y vivir más próximo a los suyos. Se acordaba de nosotros, sí que es verdad, se acordaba.
−Pues para comprarse coches y barcos sí que tenía tiempo, Dile a la tía Rosario lo del tiempo, pregúntale con quién lo pasaba, a ver qué te dice…−añadió el peludo con una clara falta de respeto hacia su madre e incluso hacia la homilía estaba realizando el párroco. Con gusto le hubiese dado el sopapo que le había hecho falta a ese energúmeno de joven, pero ahora ya era tarde.
−Eso era asunto suyo – dijo la madre indignada, pero con total falta de repercusión en el indolente hijo.
−Pero si era una cuernuda que no se enteraba de nada.
−Ya está bien. Márchate inmediatamente.
A la vez que se levantaba el insumiso joven para marcharse, aproveché para adelantarme tres filas, adentrándome en el dolor húmedo. Me abrí paso entre pantorrillas (todos, en ese momento, se encontraban arrodillados) y ocupé un hueco que quedaba entre dos ancianos.
En cuanto el cura permitió que las rodillas de los creyentes descansasen, el abuelo de mi izquierda preguntó:
−¿Conocía usted a Luís?
En ese momento debía actuar por intuición, era un riesgo, pero debía ser así si quería seguir escalando posiciones.
−Claro que sí, don Luís –le contesté dando por hecho que se trataba de su padre y que también se llamaba Luís.
Esperé acontecimientos. Si mi intuición había fallado, pronto me daría cuenta y tendría que salir corriendo, pero si no era así, me habría ganado la confianza de su padre.
−Perdone, es que olvido muchas cosas –dijo con una sonrisa que se escapaba entre los pelos blancos de su bigote y unos ojos vidriosos que no hacían más que resaltar sus cataratas− ¿Era usted amigo suyo?
−Claro, don Luís. De toda la vida; la de correrías que hemos pasado juntos.
Estaba lanzado, ya me atrevía con todo, así que continué:
−Bueno, nos queda el consuelo de que ahora hará compañía a su madre.
El anciano comenzó a llorar audiblemente; había dado en el clavo. Como no había ninguna mujer a su lado me atreví con la segunda intuición y sus lágrimas delataron que así era.
−¿Cómo se llama usted? Es que no lo recuerdo –me contestó limpiándose los ojos y la nariz, en ese orden, con un pañuelo de tela azul.
−Luís, también –le contesté.
−María, mi mujer, sí que se hubiese acordado de usted. Tenía muy buena memoria y conocía a todos los amigos y amigas de Luisito.
El sacerdote estaba en ese momento repartiendo entre los creyentes, que guardaban religioso turno, el cuerpo de Jesucristo. Fue una ocasión perfecta para levantarme, después de haber dado unos golpecitos en la rodilla del padre del difunto. Me puse en último lugar de una fila que iba avanzando a buen ritmo. En pocos minutos un hombre viejo que iba vestido con una túnica violeta estaba depositando en mi boca abierta un buen pedazo de fe cristiana. Lo ingerí como pude y a la vuelta ocupé un lugar libre en el primer banco, junto al féretro. La mujer que quedó a mi lado con un traje entallado negro compuesto de chaqueta y falda por encima de las rodillas, se me quedó mirando con extrañeza. Arqueó las cejas y abrió enormemente los ojos. Pareció reconocerme, o eso quise creer. La incertidumbre por la seguridad con la que yo cogí su mano, hizo que callase y no me preguntase quién era; únicamente hizo este comentario:
Esperaba que este hueco lo ocupase una mujer, nunca creí que Luís se lo reservase a un hombre. Sin tiempo a que yo diese una respuesta, se levantó al igual que el resto de asistentes y fue saliendo junto al féretro, a mi lado. Mi proximidad a la caja me obligó a empujarla junto a tres hombres más que se pusieron a mi lado rodeándola. Antes de que cerrasen la tapa aproveché para mirar dentro y ver un difunto con aspecto de dominar la situación justo en este postrero momento. En la puerta del templo dos empleados de la funeraria nos apartaron y se hicieron cargo de la camilla sobre la que se transportaba el ataúd para introducirla en un coche que les espera escaleras abajo con el portón trasero abierto. Me puse a un lado, justo entre la viuda y don Luís y fui recibiendo junto a ellos todas las muestras de cariño y condolencia de cada uno de los asistentes. Aquellos que habían compartido banco conmigo me miraban con más asombro que el resto, pero yo con porte mayestático permanecí quieto, afligido y condescendiente. Una vez el último de los asistentes se despidió de nosotros con un escueto, esperado y sobado “te acompaño en el sentimiento”, la viuda se dirigió a un Jaguar negro que conducido por un joven la estaba esperando con la puerta abierta. Yo la cogí del brazo, la ayudé a entrar y posteriormente me colé junto a ella.
Nos dirigimos en procesión hacia el cementerio del pueblo que se encontraba a las afueras, junto a las faldas de una gran montaña, que además daba nombre a la localidad.
Una vez dentro del coche y a salvo de cualquier escucha, me dijo tuteándome:
−Te has dado cuenta que la descarada de la amante se ha atrevido, no solo a venir, sino también a darme las condolencias. Luís era un sinvergüenza hasta para hacerme pasar este ridículo delante de toda la familia y amigos, para humillarme una última vez.
Debía contestarle algo propio de alguien tan cercano como yo ya era:
−Siempre se caracterizó por hacer lo que le daba la gana, sin importarle los demás. Ese, que era su gran defecto, también era su gran virtud. Fue capaz de hacer el mayor de los daños y provocar la mayor de las alegrías con la misma acción.
Nada más acabar de decir la frase, me sentí orgulloso de mí mismo y supe que además había acertado con el comentario. Nadie podría dudar de que conocía muy bien al difunto. Cuando llegamos allí, muchos menos de los que habíamos asistido a la iglesia, rodeamos el agujero donde depositarían el ataúd y el sacerdote le dedico una concluyentes frases hechas a la vez que los familiares tiraban encima del féretro alguna de las flores que habían arrancado a las coronas. El ataúd fue bajado por medio de unas cuerdas sujetas a los brazos de cuatro operarios fornidos y barrigones. Todos fueron abandonando, primero el agujero negro que quedó en cuanto el ataúd fue depositado en el fondo, y luego el cementerio. Posteriormente los operarios taparían el agujero con la enorme y pesada pieza de mármol que lo cubría. La viuda fue la última, junto con don Luís, en abandonar el recinto amurallado por cipreses-
Por fin me quedé a solas junto a la rectangular negritud, junto a la pulida y ornamentada caja de madera de cerezo y junto al difunto. Me acerqué todo lo que pude sin caer, me agaché para asomarme y finalmente di un salto que me depositó encima del ataúd. Una vez bajo retiré las flores y las coronas, abrí los seis cerrojos, levanté la tapa y me introduje dentro, en el lugar que me correspondía.
Cerré los ojos haciendo un esfuerzo por comprender el frío silencio que me rodeaba y recordé, o quizá escuché, a mi abuela repitiendo una palabras que me había dicho en más de una ocasión: “Siempre quieres ser el protagonista. El recién nacido en el bautizo, el novio en la boda y hasta el muerto en el entierro” Esta palabras me daban la razón, y no solo eso sino que me daban, también, la paz que me merecía.
Ya solo me quedaba una cosa por hacer, bajar la tapa y aceptar, por fin, el descanso eterno.

domingo, 30 de octubre de 2011

Dinero





Me gustaría desmitificar, en esta ocasión, el ogro del dinero ($). También yo, alguna vez, he incluido el símbolo del dolar entre paréntesis, tras un comentario anti-materialista. Pero en realidad pienso que el dinero no es malo, lo puede llegar a ser el uso que de él hagamos.





Por poner un ejemplo: Una reconocida y prestigiosa firma de zapatos, a través de su fundación, lanzó dos líneas de productos fabricados en el Maasai Mara de Kenia por las mujeres de la tribu (actualmente en peligro de extinción). Se trata de calzado étnico con motivos característicos de la artesanía Maasai. ¿Qué relación puede tener esto con el dinero (no peyorativo)? Las mujeres que intervienen en el proceso cobran un salario, además de recibir los beneficios íntegros de la venta de esos productos en los mercados mundiales. Con este dinero (muchas mujeres Maasai nunca habían tenido un billete en sus manos) pueden escolarizar a sus hijos, montar pequeños negocios e incluso comprar cabras o vacas, lo que les permite igualarse a los varones. Sirva este ejemplo para ver que la transacción de dinero puede hacerse de forma sostenible. En boca del presidente de la asociación, Juan Perán, quiere devolver a la Sociedad parte de lo que ésta le ha dado.





El dinero es necesario, no nos equivoquemos. Lo que no es justo es el abuso que se pueda realizar para la obtención de éste. Sin ir más lejos la falta de dinero/principios (no los tuyos, claro) te puede abocar a no morir tranquilo por la incertidumbre de si te sacarán del nicho para llevarte a una fosa común. Esto ya está ocurriendo.





¡Qué contradicción! Por un lado buscamos a nuestros muertos en las fosas comunes para darles un entierro digno y por otro los que ya lo tuvieron digno permanecerán en la eterna incertidumbre de poder acabar en una fosa común. Por culpa, esta vez sí, del dinero, o más concretamente, por la falta de él.

jueves, 27 de octubre de 2011

Loca Sociedad




Ya lo sé, la vida puede ser violenta. Más cuando se trata de depredadores.

En un documental de la sabana, además de ver cómo los leones acorralan y cazan a un antílope, también vemos cómo protegen y cuidan de sus crías y la forma en que se tumban al sol perdiendo el tiempo y se reproducen. También vemos los hábitos del antílope, cómo transcurre su día a día y de qué forma se protegen refugiándose en la grandeza del grupo (se trata de dar al documental un rigor informativo). Si sólo se incluyesen en él imágenes de la caza, sin ser éstas falsas, se estaría cometiendo un error de desinformación (malintencionado). Sería un ejemplo claro de manipulación de la información en la que el león no podría dejar de verse como un dictador opresivo...


Entonces ¿Por qué esa insistente línea desinformativa?


El marido asestó diez cuchilladas a la víctima... clavó el arma hasta en diez ocasiones... El piloto italiano fue atropellado mientras... el piloto italiano fue atropellado... el piloto italiano fue... El linchamiento del dictador se produjo... Gadafi fue linchado... abofeteaban y vejaban al dictador libio... La furgoneta que iba en dirección contraria... el conductor dio positivo... Belén Esteban ha interpuesto una demanda a Paquirrín... el hijo de la tonadillera comentó...


Todo esto acompañado de explícitas imágenes repetitivas que consiguen indigestarte lo poco que hayas logrado tragar.

Tengo que apagar la televisión, lanzarla por la ventana (quiero decir reciclarla...). No quiero que mis hijos se puedan acostumbrar a ver esta colección de violencia como algo natural, mientras el eliminado sexo se ofrezca como pudoroso porque pueda herir la sensibilidad de los más pequeños.


¡Como si un beso o un buen polvo pudiesen matar!


Se ha perdido el rigor periodístico en la Televisión en pro de la mejor manipulación de las masas. Los informadores parecen sicarios a sueldo de don Dinero.


La Sociedad se vuelve loca mientras el planeta se queja agonizante y no podemos esperar a ver hasta dónde pueden llegar porque son capaces de llegar hasta el final (incluso del hombre como especie).

viernes, 21 de octubre de 2011

¡Qué cinismo!



¡Qué cinismo!¡Qué hipocresía!¡Qué doble moral!... comenzaré diciendo. Antes de poder crear confusión aclararé que yo también me alegro de la detención de Muamar el Gadafi, aunque debo de poner ciertos peros...




  • Resumamos primero las reacciones de varios de los países del primer mundo y el titular con el que abrían la mayoría de "noticieros" nacionales:


"Con esto se acaba con 40 años de dictaduras. Ha caído un déspota, excentrico, caprichoso y apadrinado del terrorismo"

Obama: "La juventud está acabando con las dictaduras"

Sarkozy: "Se abre la más importante etapa de unidad y libertad"
Cameron: Libia tiene la oportunidad de construir ahora su futuro"
Berlusconi, pese a no celebrar su muerte comentó: "sit transit gloria mundi" , así pasa la gloria del mundo.



  • Hagamos una pequeña cronología de Gadafi frente al poder en Libia: Lideró la revolución del 1 de septiembre de 1969 en la que derrocó al rey Idris. Aplicó su programa socialista, nacionalizando todas las grandes empresas, permitiendo sólo los pequeños negocios familiares. Fue llamado el Che Guevara árabe. En la década de los 80 hubo varios intentos de derrocarle por parte de EEUU, incluyendo un bombardeo a su palacio en 1986 que acabó con la vida de su hija. En 1988 se produce el atentado contra el Boeing en la localidad escocesa de Lockerbie en el que murieron 270 personas. Tras la negativa del gobierno de Trípoli de entregar a los responsables, la ONU estableció una sanción (embrago comercial y aéreo) a Libia.


  • La reconciliación: En 2003 Gadafi reconoció su implicación en el atentado, pagó indemnizaciones y formalizó su presencia en la liga "lucha contra el terrorismo" de G.Bush. Ofreció suculentos contratos petrolíferos (BP. Repsol,...) ante la crítica de Amnistía Internacional. Occidente le excluye de la calificación de "Estado paria" para pasar a ser miembro pleno de la comunidad internacional. Todos los gobiernos occidentales quieren tener "relaciones" con él y comienzan a venderle grandes cantidades de armamento. En el periodo 2008-2009, Italia 205MM€, Francia 143MM€, Alemania 57MM€, Reino Unido 53MM€, España 4MM€,.. entre otros muchos. Tras la visita de Gadafi a España en diciembre de 2007 se consiguen importantes acuerdos con Libia que se encarga de filtrar wikileaks, 7300MM€ en infraestructuras, 3500MM€ en el sector energético y 1500MM€ en armamento, pasando a ser España el tercer país mundial con mayores intereses económicos en Libia.



No se escuchó entonces a ningún periodista, ninguna televisión que criticase a este hombre, ni su dictadura, sus excentricidades, sus acuerdos... Le llegaron a entregar las llaves de la ciudad de Madrid, con celebraciones, alegría y jolgorio por parte de televisiones y periódicos. Así que ahora los considero totalmente desautorizados a cogerse a la ola de crítica hacia Gadafi, obviando aquello que antaño escribieron o dijeron, aplicando una doble moral que se está haciendo, cada vez, más común en nuestra sociedad y de la que ellos son los principales responsables.

lunes, 17 de octubre de 2011

Borges vs Fernández




Los rumores de la plaza quedan atrás y entro en la Biblioteca. De una manera casi física siento la gravitación de los libros, el ámbito sereno de un orden, el tiempo disecado y conservado mágicamente. A la izquierda y a la derecha, absortos en su lúcido sueño, se perfilan los rostros momentáneos de los lectores a la luz de lámparas estudiosas, como el hipílage de Milton.




De esta forma comenzó, allá por 1960, Jorge Luis Borges su "hacedor". También de esta guisa lo empezó en 2004 Agustín Fernández Mallo. O para ser más preciso, así comenzó el tributo que éste realizaba a su admirado Borges.

Mismo prólogo, misma estructura y títulos, misma idea (escribir), pero nada tienen que ver el uno con el otro. Después de mucho trabajo y esfuerzo por ver editado en 2011 su particular tributo, todo se ve truncado a causa de la presión recibida en la editorial por parte de la viuda del escritor. María Kodama ni tan siquiera lo ha leído, aunque lo considera (por indicaciones de su abogado) una falta de respeto.

Me pregunto qué pensaría Borges de este atropello, él que no dudó en dejarse influenciar (a su manera) por aquellos escritores a los que admiraba.

A Fernández Mallo podrá tachársele de escritor Pop. post moderno, incomprensible, pero desde luego nunca de plagiador, más bien innovador.En fin, el tiempo juzgará el sentido de esta su obra "El hacedor (de Borges), Remake"

Yo, por si acaso, la guardo con cariño entre mis libros más codiciados

jueves, 29 de septiembre de 2011

Segundas Partes...




Segundas partes nunca fueron buenas. Eso pienso yo a poco que reflexione.


Los indígenas amazónicos de Bolivia se oponen a que una carretera parta en dos el territorio indígena del Parque Nacional Isidoro Sécure. Temen que sea destruida por madereros y productores de coca. Se oponen de la única manera que saben y puede darles algún resultado: Manifestándose.





La policía, al mando del subcomandante Óscar Muñoz, respondió (según sus palabras) a la violencia de los indígenas que les amenazaban con arcos y flechas.La represión en Yucumo fue tan fuerte y desproporcionada que produjo la muerte de un niño y la desaparición de otros tantos indígenas.



A causa de estos actos la ministra Cecilia Chacón (nada que ver con la nuestra) dimitió de su cargo alegando, en una carta al presidente Evo Morales, que no compartía la medida de intervención que ha asumido el gobierno y no puede defender o participar en la misma.



Evo Morales, presidente electo de Bolivia por segunda vez consecutiva con un 60% de los votos, no se responsabiliza de los hechos, calificándolos de "imperdonables". Frente al balcón presidencial, el día de la victoria en las urnas, la muchedumbre clamaba "jallaya mallku" o lo que es lo mismo "que viva el gran cóndor", mientras él les respondía: "Somos un gobierno de la cultura del dialogo", al mismo tiempo que contestaba a su opositor Reyes Villa que no se tenía en pie por el peso de la derrota.


Hay algo que no me cuadra: Si Evo (líder del Movimiento al Socialismo, MAS), defensor a ultranza del ecologismo y los indígenas, actúa de esta forma, ¿Quién o qué puede estar detrás?Un pequeño dato que se nos quedaba oculto entre la espesa vegetación amazónica: El gobierno brasileño que financia la construcción de la carretera, pidió una solución negociada, confirmando su buena voluntad a colaborar financieramente en ese proyecto que tanto bien puede reportar a Bolivia.




Me pregunto: ¿Qué especie de magia negra ($) nubla la visión de los gobiernos en su segunda legislatura consecutiva?




martes, 20 de septiembre de 2011

MANOSTIJERAS





Como si de la genial película de Tim Burton se tratara (Eduardo Manostijeras) la coalición en el gobierno (entiéndase PSOE-PP) está dispuesta a realizar, o para más exactitud, seguir realizando todos aquellos recortes que sean necesarios para salir de la crisis.
A su entender, claro. O a entender de la canciller alemana Angela Merkel. Desoyendo los consejos de Obama (EEUU), que tanto entiende de crisis, la dirección económica europea no irá en el sentido de impulsar la actividad garantizando el crédito y la inversión, sino todo lo contrario, impondrá la austeridad.



Recortes en Sanidad, Educación, Servicios Públicos, Obra Social y Pensiones no contendrán la voraz hambre de la Economía europea. El ciudadano tendrá que pagar, y así debe entenderlo, la mala gestión de los actuales dirigentes. También deberá pagar la falta de visión financiera de la Banca privada, a la que, dicho sea de paso, se le ha regalado (por su buen comportamiento) la banca pública. Deberá de entender el enriquecimiento de muchos de los políticos, la especulación y el favoritismo.



Debido al hecho de que todo esto se hace por una buena causa como salir de la crisis (hacer más ricos a aquellos que ya lo son), tendremos que aceptarlo con buen talante y una sonrisa.
Porque cuando todo esto haya pasado los ciudadanos seremos mucho más débiles. Habremos perdido, por tanto tijeretazo, la poca fuerza que ya nos quedaba. Y como Sansón sólo nos quedará agonizar.



Así que revelémonos ante esto. Digamos No, protestemos porque el silencio nos quita la razón y sobre todo que no nos tomen el pelo

jueves, 25 de agosto de 2011

Fin del Verano



Esta mañana, como despedida de mis vacaciones, he decidido dar un paseo por el río Najerilla. Me he sentado sobre una piedra redondeada por el paso de los años y me he puesto (o dispuesto) a escuchar el sonido que hace el agua al golpear las piedras que encuentra en su camino. Al igual que "el rumor del oleaje" es un sonido que me extasia.



Unas mariposas, al verme depositado sobre la roca, se han acercado a curiosear. La de color malva, nada osada, únicamente ha revoloteado a mi alrededor. Otra avainillada, con el perfil de las alas color moca, se ha atrevido a sobrevolar mi cabeza. La última, menos llamativa, quizá más anodina, incluso más fea, una vulgar nymphalidae vanessa cardui, ha jugueteado con mis manos. Se ha acercado a una compañera con la que ha intercambiado un vals mariposil: 1º arriba, 2º abajo, 3º un par de cabriolas alocadas, un, dos, tres, un, dos, tres,...



Me han recordado, o debería decir sugerido, dos aviones caza de la 2ª guerra mundial. En el ataque de Pearl Harbor un caza japonés zero se coloca sobre un mustang de la USAAF. Las cabinas de los pilotos prácticamente rozándose. El joven piloto nipón tuerce el cuello y se queda mirando los inexpresivos ojos de su homólogo americano y descubre en esa mirada que no puede atacarle, descubre en ese momento que se ha enamorado.



Las mariposas siguen con su danza. Las palabras que se susurran ya las puso Julio Cortazar: "Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las amillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios."



Así que, glíglicamente hablando y también glíglicamente escuchando el balbuceo del agua, me despido de un lugar y un verano que ya ha acabado.

jueves, 28 de julio de 2011

Sí, pero No



Esta mañana hojeando un diario local he visto, bajo un titular enorme en el que se aclara que el Tribunal Constitucional establece que los embargos hipotecarios no vulneran derechos, una foto también enorme en la que Zapatero sonríe ilusionado (sí, ilusionado) al premio Nobel de economía del 2001 Joseph Stiglitz. Ambos coincidieron esta semana en el comité de la fundación del PSOE, Ideas. De qué hablaron no lo sé, y puede que hasta ni me interese. Lo que realmente me pareció interesante fueron los dos titulares que no aparecieron:

- El premio Nobel de economía Joseph Stiglitz se reunió, por sorpresa, con los "indignados" del 15M. Incluso llegó a afirmar que le entusiasmaba ver esa energía y que le llegaba hasta el corazón. Las malas ideas hay que sustituirlas por buenas ideas- dijo.


El segundo titular lo dejo en este puesto no por ser menos importante sino por resultarme más indigesto:

- El señor Rubalcaba afirma en la fundación Ideas del PSOE que los jóvenes no tienen razón por el hecho de serlo, pero no dejan de tenerla. Abusando del vocablo yo diría que es una sinrazón. Ni digo una cosa ni digo lo contrario. Sólo digo que, por si acaso, no digo nada. Eso s,i, insistió en la necesidad de que los jóvenes acudan a las urnas para evitar (por ejemplo) que se suban las tasas universitarias como ha ocurrido en Inglaterra con el Gobierno de David Cameron. El mismo David Cameron al que elogiaba hace dos días un ilusionado ZP ante la presencia de un grande de la economía (por el precio que puede costarle al Barça) Cesc Fàbregas. Me sorprende descubrir en el mismo periódico que las universidades valencianas subirán sus tasas una media del 7,5% el próximo curso.


A modo de experimento juntaré esta noticia claramente política con otra de índole médico:

Me contaba esta mañana mi particular odontóloga que sus pacientes no le creen cuando les desaconseja el uso de colutorios de limpieza bucal. Cómo puede ser malo si lo anuncian en televisión, le argumentan acaloradamente con la razón que en estos casos da el haberlo visto en un medio de difusión tan importante.


El experimento consiste en que cada cual haga una reflexión sobre el nivel de aburguesamiento mental de los ciudadanos españoles...

miércoles, 13 de julio de 2011

La ESPERANZA es lo último que se pierde



La Esperanza es lo último que se pierde; eso debió pensar Rodrigo un Rato después de verse fuera del FMI y no haber sido capaz de detectar ningún indicio de la crisis que se nos venía encima.



Si ya lo decía Cortazar en Rayuela: "probablemente de todos nuestros sentimientos, el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose".



Así que él mismo luchando por defenderse, intentaba encontrar un trabajo digno que le devolviese la esperanza (que le devolviese la Esperanza Aguirre). Finalmente encontró aquello que buscaba, el tan ansiado curro (se adelantó a 5MM de españoles que también tenían la esperanza, en minúsculas, de encontrarlo).


Y entonando una canción de película de la transición, que tenía en el recuerdo, pero que no le pertenecía porque también pertenecía a la vida ("soy currante y tiro paralante, lo que como me lo gano con el lomo...") se dirigió a su nuevo y humilde lugar de trabajo.

En esta ocasión no le ocurriría como otras veces, se adelantaría a los problemas, tomaría decisiones. Y tras unas semanas dio con la solución:

- Me regalaré (a mí y a otros) aquello que no me pertenece. Por supuesto este esfuerzo merece su recompensa, un salario acorde al puesto. Creo que 10,5MM anuales estará bien (de euros, claro).



Veamos , a su vez, que ocurría en casa de los Oliva: Mientras éste se disponía a bendecir la mesa, agradecido por aquello que iban a ingerir, alguien repetía a su lado "Ya te dije que quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija"



Y de esta forma, como en un cuento, fueron felices y comieron perdices (con gulas y caviar)

domingo, 3 de julio de 2011

¿Atún, dicen?




Me he despertado hoy dándole vueltas a una noticia aparecida (y digo aparecida) hace sólo unos días. Igual que un mago saca de su baraja el esperado (por él) e inesperado (por los que le están viendo) siete de copas, nos han sacado ahora esta noticia: "Los niños y embarazadas no deben comer atún o pez espada debido a los altos contenidos en metilmercurio que afecta al desarrollo cognitivo".

Aunque el Programa de Naciones Unidas del Medio Ambiente ya sugirió en 2009 reducir la contaminación por mercurio, las industrias que lo utilizan para su proceso de fabricación siguen funcionando sin ninguna normativa restrictiva a la baja.

Bueno, eliminamos los pescados grandes,... y los pezqueñines, claro.

También deberíamos eliminar el consumo de gambas y crustáceos por su alto contenido en cadmio.

No pasa nada, fuera peces, fuera gambas.

Las espinacas, acelgas y verduras de hoja verde presentan altos contenidos en nitratos. Deberíamos regular su consumo a la baja.

Entonces: no pescado, no gambas, no verdura.

Los brotes de soja tienen E-Coli (después de esclarecer que no lo era el pobre pepino). Tampoco la soja me gustaba demasiado...

Vale, sin pescado, ni gambas, ni verdura, ni soja.

Es mejor no estar expuestos al sol debido a que la falta de ozono en la atmósfera no filtra la contaminación solar; a no ser que usemos cremas con elevado grado de protección, pero éstas llevan parabenos (metilbenzoato en los prospectos de camuflaje) que pueden producir cáncer. También los llevan los jarabes y champús.

Bien, no pescado, no gambas, no verdura, no soja, no sol, no higiene.

Las carnes contienen hormonas de crecimiento que al comerlas pasan a nuestro organismo, además de los tóxicos generados por los propios animales al estar encerrados en diminutas jaulas durante toda su corta vida. Lo mismo ocurre con la leche.

En resumen: eliminamos pescado, gambas, verdura, soja, sol, jarabes, higiene, carnes y leche.

Por no hablar de los teflones que bañan las sartenes, las ondas electromagnéticas de los transformadores eléctricos o las ondas de las antenas de telefonía...

Bien, lo habéis conseguido: ¡Tengo miedo! Es mejor que me quede en casa esperando nuevas instrucciones, sin pensar por ejemplo en:

¿Por qué esos mismos que ahora nos dicen que no consumamos determinados productos, no regulan su uso en las industrias contaminantes del medio ambiente?

¿Por qué es malo ahora, en plena crisis económica, de identidad y con un nivel alto de indignación, y no hace tres años?

¿Hasta cuando les vamos a permitir manipular con impunidad el futuro de lo único que no les pertenece (el planeta)?

No deberíamos protegernos de todos esos contaminantes, el hombre únicamente debería protegerse de sí mismo, del depredador que lleva dentro. Y esa tendría que ser la primera función de aquellos a los que les damos el voto para que nos gobiernen...

Puedo pasar sin comer, bebiendo sólo agua; aunque ahora que pienso ésta lleva aluminio que es malo para no recuerdo bien qué (¿era la memoria?)

lunes, 13 de junio de 2011

Indigna-Te




Leer o escuchar en diferentes medios los comentarios que tienen que hacer, impunemente, sobre un movimiento ciudadano (puesto que es obvio que se trata de un movimiento y que éste lo realizan habitantes de las ciudades), me produce pavor, lástima y en algunos casos asco.

El calificativo "perroflauta" o "titiritero" o "moscosos con rastas", escuchado en boca de diferentes contertulios a los que los medios dan pábulo, es algo, que de por sí, ya define al personaje que emite ese juicio vacío.

Limitar el movimiento a si el asentamiento en diferentes plazas públicas es legal o ilegal, me parece de un desconocimiento de la historia reciente y de una falta de sensibilidad fuera de toda duda.

Desconocimiento de la historia porque es obviar cómo empezaron las revoluciones del pasado siglo. No voy a recordar el Noviembre del 18 alemán, la revolución de Xinhai de 1911, la de Uruguay de 1904, o las más recientes del Mayo del 68 francés y el 25 de Abril del 74 portugués (la poética revolución de los claveles), entre otras.

Y falta de sensibilidad porque demuestran un apoltronamiento en sus puestos y sus butacas que les hacen olvidar que muchos de los privilegios que ahora disfrutan fueron conseguidos por los "perroflautas" de otras épocas.

Estas revoluciones siempre se caracterizaron por el gran apoyo popular, por la coherencia de sus reivindicaciones y por el abuso en el uso de la fuerza por los agentes del orden. Repasemos qué tienen, entonces, de similar ambos sucesos:

Ambos disfrutaron de gran apoyo popular.

Ambos sufrieron los excesos de las fuerzas del orden (aunque es cierto que en Barcelona y en Valencia no hubo muertos..., sólo hubiera faltado eso).

Únicamente nos quedaría comprobar si las reivindicaciones actuales son coherentes y lógicas, por lo que voy a enumerarlas someramente:

1.Eliminación de privilegios para la clase política.

2.Medidas a favor del empleo, reparto del trabajo.

3.Derecho a la vivienda.

4.Servicios públicos de calidad.

5.Control de las entidades bancarias, prohibiendo rescates e inyecciones de capital público.

6.Fiscalidad: aumento de impuestos a las grandes fortunas.

7.Libertades ciudadanas y democracia participativa.

8.Reforma de la ley electoral para garantizar sistema representativo y proporcional.

9.Medidas que garanticen la independencia del poder.

10.Reducción del gasto militar.

A cada cual dejo la facultad de decidir si son incoherentes las demandas, si lo podemos reducir todo a un asentamiento anticonstitucional y si, verdaderamente, existen razones para estar indignado.


¡Yo lo estoy!

lunes, 6 de junio de 2011

El precio de la muerte




Paseaba, el otro día, por el centro y me llamó la atención el gran número de jóvenes con panfletos publicitarios que me asaltaban para que colaborara con determinadas organizaciones.

- Ya colaboro- les contesté.

Unos pasos más adelante, dos mujeres, detrás de una mesa, solicitaban colaboración para el cáncer. Les pregunté si era ayuda para los familiares, para la investigación o para la administración. No supieron contestarme. Puse un euro en el bote y ellas a cambio me pegaron un adhesivo en el pecho.

Diez pasos más allá, otras dos mujeres solicitaban la donación de órganos.

Extasiado por tanta solicitud de colaboración me detuve en una terraza para tomar una cerveza y observar las caras de los viandantes al ser asaltados. Esto sí que me parece un estudio sociológico y no el Gran Hermano ( por mucho que Mercedes Milá se empeñe en mantenerlo, para justificar su desvarío). El camarero, junto con la cerveza, me trajo el periódico. Lo abrí por la mitad, ya que no me gusta que decidan por mí cuál es la noticia importante. Leo los periódicos como Rayuela: primero la 73, luego la 1,...

Descubrí una noticia que me llamó inmediátamente la atención: "Ha aumentado el número de cuerpos donados para la investigación". Entre las pocas columnas que explicaban la noticia, se entendía que se hace para evitar los gastos asociados a la muerte. Y es que son muchos.

Que si una caja labrada en madera de no sé qué árbol milenario que justifica un precio abusivo.

Que si el depósito temporal en un tanatorio, con música, aperitivos y sala de visitas.

Que si la incineración o el alquiler de un espacio en suelo santo (claro, siendo santo se entiende).


Vamos que morirte te puede salir por un pico; con lo que la opción de la donación no me parece tan descabellada.


Y yo me pregunto: ¿Para cuándo un incinerado público (osea sinónimo de económico)?

Y sobre todo: ¿Para cuándo una caja auto-montable, de Ikea, con diseño Malmö?

jueves, 2 de junio de 2011

Que les corten la cabeza





La figura del conciliador está convirtiéndose en muy común en diversas organizaciones. Existe el conciliador matrimonial, el conciliador vecinal, el conciliador docente, el de inmigración... Es una figura muy útil que gana fuerza en esta sociedad actual tan desapaciguada.


El objetivo de estos personajes es evitar, como se suele decir "que la sangre llegue al río".


Siempre que existe un conflicto, para que su resolución sea pacífica y estable, deben estar dispuestas a ceder las dos partes, pese a que ambas entiendan que su razón lo es más que la del vecino. Cuando únicamente cede uno de los afectados, se produce un desajuste que volverá a recrudecer el conflicto con el paso del tiempo ( a las pruebas me remito: Israel/Palestina, Marruecos/ Sáhara).


Aquí es donde el conciliador es más importante. Intenta mostrar a cada una de las partes la verdad de la otra y la importancia de un acuerdo estable.


Sin embargo, no existe esta figura en temas tan importantes como: desahuciados (personas que no pueden pagar su hipoteca por mil razones que no viene al caso comentar) y desahuciador (banqueros, financieras, los que se esconden bajo el vocablo de mercado). Tampoco existe conciliador entre intereses de naciones. Y de esta forma la más fuerte se suele comer a la más pequeña, generando una injusticia que con el tiempo aflorará.


Y aquí es donde quería llegar... a los pepinos.


¿Dónde está el conciliador que evite que la Sra Angela Merkel decida (con su mutismo) que la bacteria la han introducido los sucios de los españoles?


¿Por qué, como siempre, los damnificados son los que menos tienen, los más débiles? Me viene a la cabeza la imagen de los agricultores tirando toneladas de verdura.


¿Dónde está la presunción de inocencia? esa que tanto se reclamó y que tantas bocas llenó (al asegurar que en Europa no crucificamos antes de tener pruebas) al hablar del caso de Strauss-Kahn.


¿Qué diremos ahora de los pobres pepinos? esos a los que alguien les ha echado la mierda encima (nunca mejor dicho, pese a su vulgaridad)


Está claro, como diría la Reina de corazones de la popular y magnifica novela de Lewis Carroll: "Que les corten la cabeza"

lunes, 23 de mayo de 2011

Estoy harto del Yoísmo





He esperado a que acabara el recuento de votos para escribir el artículo, no me pregunten por qué.
Claro, primero tendría que comentar qué entiendo por yoísmo. Otros podrían definirlo como egoísmo, pero caben más acepciones: vanidad, codicia, egolatría, pretensión y la que más me gusta narcisismo.
La sociedad es como una metáfora del mito griego de Narciso: Narciso, que era hijo de la ninfa azul Liríope, sentía un obstinado orgullo de su propia belleza que le hacía rechazar a todos los pretendientes que tuviese. Entre esos pretendientes (amantes) estaba la ninfa Eco que sólo podía hacer uso de su voz para repetir tontamente los gritos de otros. Narciso abandonó a Eco que pasó el resto de su vida en cañadas solitarias, consumiéndose de amor y mortificada, hasta que sólo quedó su voz. Los dioses castigaron a Narciso por el daño causado a su amante Aminias. Le hicieron enamorarse perdídamente, negándole que pudiera consumar su amor. Él se enamoró de su propio reflejo en un lago. Y cuando se dio cuenta que era él mismo se quedó horas tendido frente a su imagen, embelesado. Aunque Eco nunca perdonó a Narciso, compartió su dolor y repitió compasivamente sus "¡Ay! ¡Ay!" mientras se clavaba una daga en el pecho, y también el "Ah, joven amado en vano, adiós", cuando expiró.
No existe ninguna posibilidad de cambio mientras no nos preocupemos tanto de los problemas de quienes nos rodean como por los nuestros.
Si únicamente queremos cambiar lo que nos afecta a nosotros mismos, no existe un verdadero motivo de cambio. Estamos destinados a vernos reflejados eternamente, escuchando el suspiro del eco que repite nuestros lamentos vacuos, esperando que expiremos.
Mientras me miro en el espejo depositaré mi esperanza en la generación venidera...

domingo, 15 de mayo de 2011

Muerte Digna



El consejo de ministros aprueba el viernes 13 de mayo la ley de muerte digna, con la que pretende (sí, pretende) aclarar los derechos de los pacientes aquejados de una enfermedad en estado terminal.La norma reconoce el derecho del paciente a renunciar a un tratamiento médico y el uso de sedaciones terminales, pese a que aceleren la muerte y se acorte la agonía, claro.

Actualmente los derechos del paciente los contemplaba la ley de autonomía del paciente de 2002.La ley propuesta no se concibe para que regule la eutanasia, ni la ayuda necesaria al suicidio, sólo pretende aliviar el sufrimiento cuando ya no haya esperanza.



Y claro, me pregunto yo: ¿Qué diferencia hay entre el aborto y la eutanasia?

En principio se me ocurre una clara: El enfermo terminal puede decidir por sí mismo, mientras que el niño (el feto) no. Así que el resultado lógico de esto sería que la eutanasia estuviese permitida mientras que no fuese así con el aborto. Pues no, todo lo contrario; si un enfermo terminal quiere acabar con su vida, no puede hacerlo. Y no puede porque su estado le lleva a no poderse suministrar él mismo la ayuda necesaria para acabar con su propia vida (vamos un inyectable o unas pastillas).

Lo cual me lleva a pensar que antes de llegar a ese estado (si es posible), la mejor manera de acabar sería dar un salto infinito desde lo alto de Iguazú.

lunes, 9 de mayo de 2011

PALABRA DE DIOS




Y por obra de Dios y con la inestimable ayuda de Benedicto XVI (de bien nacidos es ser agradecidos), llegó la beatificación exprés de Juan Pablo II (en adelante Jotapé), el mismo Jotapé que fue tildado, por integrantes progresistas de la iglesia, como intolerante y autoritario.
Y digo exprés porque es la primera vez en la historia de las beatificaciones que un Papa lo hace con su antecesor (beatificarlo, quiero decir).
Recordemos que los cuatro escalones de la canonización son: siervo de Dios, venerable, beato y santo. Para los dos primeros poco hace falta, ser una persona pía en su fe y haber tenido una vida conforme al evangelio. No así para los otros dos en los que ya hace falta algún que otro milagrito.
Es un alivio saber que el milagro en cuestión no lo realiza el futuro santo (sería para ponerse a temblar) sino que lo hace Dios en su nombre, o en su memoria ya que el milagro debe realizarse cuando el santificable ya está muerto.
El proceso debe ser como sigue: alguna persona enferma debe sanar milagrósamente y además testificar que lo ha hecho pidiendo previamente su sanación al muerto. Una vez confirmado todo esto ya tenemos milagro y por ende beato. No debe ser tan fácil porque fueron necesarios doscientos casos hasta encontrar a la hermana Marie Simon, aquejada de Parkinson, que sanó inexplicáblemente para la ciencia.
Y es que la beatificación de Jotapé, cuanto menos ha sido polémica por varias razones: la primera por la forma infalible de conducir a los teólogos que disentían del magisterio eclesiástico y la segunda por la complicidad, amparada en el silencio, que demostró con los casos de pederastia que salpicaban a la Iglesia (recordemos el caso de los legionarios de Cristo y de su fundador y amigo de Jotapé, Marcial Maciel).
El camino hacia la santificación es imparable. Cuando se encuentre un nuevo milagro que acontezca una vez beatificado, osea a partir del 1 de Mayo de 2011, ya tendremos nuevo santo: San Jotapé.
Para no ser del todo injusto, tendría que decir que algo sí que hizo bien Juan Pablo II, y esto fue pedir disculpas por la injusticia cometida con Galileo Galilei allá por 1633.

lunes, 25 de abril de 2011

TRASTORNO





Hoy no tengo ganas de salir de casa, ni tan siquiera para ir al quisco a comprar el periódico, así que releeré uno de los antiguos. Uno cualquiera al azar. Sé que puede sonar ridículo, pero suelo hacer esto muy a menudo; quizá con más asiduidad de la que desearían mis cansada neuronas cuando las obligo a recordar algo ya aprendido.
Descubro en la portada y en las cinco posteriores páginas un mar de palabras, como una sopa de letras (no entiendo nada) en la que se me hace difícil comprender cuál ha sido la razón (la verdadera quiero decir) para "invadir" Libia. Incluso se me hace difícil entender, por más que lo re-expliquen, las diferencias con Irak. Ya sé, ahora la ONU sí, entonces la ONU no. Debo ser muy duro de mollera, pero no entiendo nada. Y es que las cansadas neuronas de las que os hablé antes, no paran de bombardearme con imágenes de Gadafi con todos los lideres europeos con gesto orgulloso y complaciente (debían ser amigos, es la decodificación que hacen mis neuronas de esas instantáneas).
¿Qué ha cambiado? Antes tanto y ahora tan poco. Sé que me argumentarán que el pueblo libio no quiere la dictadura.
Ah, ¿Pero es que antes sí la quería?
Entiendo que no les guste Gadafi. A mí tampoco me gusta, nunca me ha gustado. Pero como soy tan duro de mollera, no acabo de entender que le veían de bueno entonces.
Deberíamos estar totalmente desautorizados para actuar, incluso para opinar (los europeos, quiero decir).
Si nadie le comprase, o le hubiese comprado, su materia prima, si nadie le vendiese armamento (ese con el que bombardea ahora a su propio pueblo), si nadie le invitase a fiestas y diera pábulo a sus esquizofrénicas ideas... ¿Estaría, ahora, donde está?

El príncipe Saurau, en la novela trastorno de Thomas Bernhard, decía que la prensa debía ser atrasada de un mes por lo menos: sin poder destructor, poética ya.

Tendré que esperar un tiempo más para descubrir la poesía que se puede encontrar oculta en este periódico que tengo ahora entre mis dedos.

miércoles, 13 de abril de 2011

URBANISMO PANTAGRUÉLICO

Que las ciudades son para los ciudadanos, para sus moradores quiero decir, es algo que ya tenía claro hace mucho tiempo, pero que nos lo quieran hacer creer, eso ya es otra cosa.
Que, como diría Rita, los grandes arquitectos (se entiende por ésto: famosos) quieren dejar su impronta en las grandes ciudades, es algo que también está claro, pero que eso sea a costa de la generosidad (económica, me refiero) de los habitantes, eso ya es otra cosa.
Que la prolongación de una avenida se haga por el bien público con la connivencia de la mayoría de la población y bajo el amparo de las desvirtuadas palabras de D.Vicente (aquel que diera nombre a la avenida), es una cosa, pero que pretendan hacernos creer que se realiza sin ningún tipo de interés urbanístico, ya es otra bien distinta.
Que nos monten y desmonten un circuito de fórmula uno para alegrarnos, como los emperadores romanos hacían en los circos (mejor tener al populacho entretenido) es una cosa, pero otra muy distinta es que tengamos que pagar incluso aquellos que no disfrutamos del susodicho espectáculo.
Podría seguir y hablar de las ventajas paisajísticas que nos iba a ofrecer la copa América (quién ha visto y quién ve el puerto), del circuito internacional de hípica y del master de tenis, pero no lo haré...
Yo me conformo con las pipas (será por mi genética simiesca): lugares dónde poder aparcar mi bici, avenidas peatonales, sin riesgo de atropello, actividades públicas y populares con las que disfrutar de las ciudades...