Páginas

miércoles, 13 de julio de 2011

La ESPERANZA es lo último que se pierde



La Esperanza es lo último que se pierde; eso debió pensar Rodrigo un Rato después de verse fuera del FMI y no haber sido capaz de detectar ningún indicio de la crisis que se nos venía encima.



Si ya lo decía Cortazar en Rayuela: "probablemente de todos nuestros sentimientos, el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose".



Así que él mismo luchando por defenderse, intentaba encontrar un trabajo digno que le devolviese la esperanza (que le devolviese la Esperanza Aguirre). Finalmente encontró aquello que buscaba, el tan ansiado curro (se adelantó a 5MM de españoles que también tenían la esperanza, en minúsculas, de encontrarlo).


Y entonando una canción de película de la transición, que tenía en el recuerdo, pero que no le pertenecía porque también pertenecía a la vida ("soy currante y tiro paralante, lo que como me lo gano con el lomo...") se dirigió a su nuevo y humilde lugar de trabajo.

En esta ocasión no le ocurriría como otras veces, se adelantaría a los problemas, tomaría decisiones. Y tras unas semanas dio con la solución:

- Me regalaré (a mí y a otros) aquello que no me pertenece. Por supuesto este esfuerzo merece su recompensa, un salario acorde al puesto. Creo que 10,5MM anuales estará bien (de euros, claro).



Veamos , a su vez, que ocurría en casa de los Oliva: Mientras éste se disponía a bendecir la mesa, agradecido por aquello que iban a ingerir, alguien repetía a su lado "Ya te dije que quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija"



Y de esta forma, como en un cuento, fueron felices y comieron perdices (con gulas y caviar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario