Páginas

sábado, 17 de diciembre de 2011

Soy un Mini-Yo

El gurú de la CEOE pedía el otro día, sin ningún tipo de rigor, despidos administrativos y un nuevo tipo de contrato que ya se había probado con éxito en Alemania. ¿Cuándo entenderán nuestros avispados dirigentes que el carácter mediterráneo en nada se parece al teutón?

Se trataría de un trabajo a media jornada (mini-jornada, si se quiere), con un salario reducido, muy reducido (mini-salario) y destinado a aquellas personas que se encuentran desempleadas (mini-personas). Estas palabras fueron recogidas por los medios de comunicación (entendidos?) y los políticos (desentendidos) con mini-alegría. No anda muy desencaminado el Sr Rosell -se comentó- en Alemania fue un rotundo éxito -dijeron otros.


Cuando el río suena...

Esta mañana me he levantado angustiado porque lo que creía que formaba parte de una pesadilla era más real que yo mismo. He empequeñecido, menguado, disminuido, decrecido. En fin, me he convertido en un mini-yo.

Al ver mi imagen reflejada en el espejo, no me reconozco. Veo una persona encorvada, entristecida, abatida y, lo que es peor, resignada.

Así que, una vez en la calle, me descubro dirigiéndome, con paso titubeante, a mi nuevo trabajo. En el mini-job veo otras personas similares andando por los pasillos; llevando correspondencia de una mesa a otra, haciendo fotocopias trepando a las sillas, portando una enorme bandeja con cafés. Pese a la alegría que deberían mostrar por disponer de un mini-job y un mini-salario que les permita disfrutar de una mini-vida digna, ninguno de ellos sonríe.

Pienso, me pregunto si acondicionarán el mundo a nuestro nuevo estado. ¿Y el Estado al nuevo Mundo?.

Me refiero: ¿edificarán mini-casas a mini-precios para estas mini-personas?¿construirán mini-vehículos?¿fabricarán mini-empaquetamientos para no desperdiciar la comida o manipularán genéticamente ésta para darle un tamaño acorde con nuestra nueva condición de enanos?



En resumidas cuentas: ¿nos confinarán en mini-ciudades (me viene a la memoria el guetto de Varsovia), para que nos relacionemos únicamente entre nosotros y disfrutemos de una mini-mierda preparada con toda la sensatez democrática que se les ha ocurrido a aquellos sobre los que (como ellos bien dicen) hemos depositado nuestro voto y confianza?

Lo hacen por nuestro bien, ya lo sé, pero me queda una última duda:

¿Nos quemarán?

2 comentarios:

  1. Rápidamente me fui al espejo por si yo también había menguado. Afortunadamente comprobé que sólo en su mente yo soy mini con minivida...Que susto me has dado!
    Me gusta tu reflexión!

    ResponderEliminar
  2. Sí Inma, la mente nos juega muy malas pasadas. Aunque, por otro lado, es bonito construirte la realidad que más te convenga para ir caminando por este Mundo...

    ResponderEliminar