Páginas

lunes, 17 de octubre de 2011

Borges vs Fernández




Los rumores de la plaza quedan atrás y entro en la Biblioteca. De una manera casi física siento la gravitación de los libros, el ámbito sereno de un orden, el tiempo disecado y conservado mágicamente. A la izquierda y a la derecha, absortos en su lúcido sueño, se perfilan los rostros momentáneos de los lectores a la luz de lámparas estudiosas, como el hipílage de Milton.




De esta forma comenzó, allá por 1960, Jorge Luis Borges su "hacedor". También de esta guisa lo empezó en 2004 Agustín Fernández Mallo. O para ser más preciso, así comenzó el tributo que éste realizaba a su admirado Borges.

Mismo prólogo, misma estructura y títulos, misma idea (escribir), pero nada tienen que ver el uno con el otro. Después de mucho trabajo y esfuerzo por ver editado en 2011 su particular tributo, todo se ve truncado a causa de la presión recibida en la editorial por parte de la viuda del escritor. María Kodama ni tan siquiera lo ha leído, aunque lo considera (por indicaciones de su abogado) una falta de respeto.

Me pregunto qué pensaría Borges de este atropello, él que no dudó en dejarse influenciar (a su manera) por aquellos escritores a los que admiraba.

A Fernández Mallo podrá tachársele de escritor Pop. post moderno, incomprensible, pero desde luego nunca de plagiador, más bien innovador.En fin, el tiempo juzgará el sentido de esta su obra "El hacedor (de Borges), Remake"

Yo, por si acaso, la guardo con cariño entre mis libros más codiciados

No hay comentarios:

Publicar un comentario