Páginas

sábado, 29 de junio de 2013

PajarilloLorca



Un pajarillo se posó en el balcón.
Mi corazón tendría la forma de un zapato-dijo.
Yo me quedé sorprendido, y pensé: un pajarillo. Le pregunté que qué decía.
si cada aldea tuviese una sirena.
Se trataba de un pajarillo-cocodrilo.
Pero la noche es interminable cuando se apoya en los enfermos-continuó.
No me sorprendió que, de repente, estuviese hablando con un pajarillo tan diminuto -¿De dónde has venido?
y hay barcos que buscan ser mirados para poder hundirse tranquilos.
Me acerqué para verlo mejor. Se trataba de un insecto. Estuvimos hablando durante unos minutos.
Deliciosos minutos.

Pero no la luna.
Qué repulsión -pensé para mis adentros.
Los insectos,
los insectos solos,
Brillante era la noche. Un destello era repelido por ese ovalado caparazón de insecto.
crepitantes, mordientes, estremecidos, agrupados,
y la luna
En su caparazón se podía observar el astro reluciente.
con un guante de humo en la puerta de sus derribos.
Levanté la mano hacia ese brillante satélite sin luz propia.
¡¡La luna!!
Y de un golpe tremendo lo aplasté contra la barandilla, al pajarillo.

2 comentarios: