Páginas

miércoles, 15 de febrero de 2012

Precipicio




Las pulsaciones me iban aumentando conforme me aproximaba a mi destino. Sentía que la velocidad se adueñaba de mí por completo, que nada podría volver a ser lo mismo. Un cúmulo de imágenes no me dejaba pensar con claridad; unas golpeaban a las otras por ser las primeras en adentrarse retina adentro por los globos oculares y dirigirse a una parte del cerebro en la que únicamente podían hacerme daño, conseguir que me replantease una situación que ya no tenía vuelta atrás. Cerré los ojos con fuerza e intenté absorber el aire que chocaba contra la piel de mi cara. Cada vez sentía con más claridad que se acercaba un desenlace buscado hacía ya mucho tiempo. No recuerdo qué ocurrió después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario