Páginas

sábado, 26 de noviembre de 2011

Zeitgeist




El corresponsal de TVE en Alemania, Miguel Angel García, comentaba, tras conocerse el resultado de las elecciones del 20 N, que el resultado de las elecciones alemanas había sido tomado en Alemania..., en un claro error.



Pero ¿era en realidad un error, o hubo intencionalidad, ¿era el futuro de España lo que estaba en juego, o más bien podría ser el futuro de Europa (Alemania quiero decir)?


Zeitgeist es una expresión alemana que indica el clima intelectual y cultural de una época. Geist (espíritu) y Zeit (tiempo) vendrían a ser la traducción al alemán de la expresión latina "genius seculi" espíritu guardián del siglo.



Este clima en la Europa colonialista de 1900 desembocó en la primera Gran Guerra. El 28 de junio de 1914, en Sarajevo (capital de Bosnia), Gavrilo Princip, integrante nacionalista de una organización serbia llamada Mano Negra, mató al archiduque Francisco Fernando (heredero del trono austrohúngaro) y a su esposa. Esto desencadenó que Austria declarara la guerra a Serbia el 28 de julio de 1914, y con ella se desataron todos los intereses imperialistas del resto de Europa. La guerra finalizó con la derrota, el 11 de noviembre de 1918, de la Triple Alianza del imperio alemán, el autrohúngaro e Italia. Por el tratado de Versalles (28 de junio de 1919) Alemania y sus aliados debían aceptar la responsabilidad moral y material de haber causado la guerra. Debían desarmarse, realizar concesiones territoriales y pagar indemnizaciones económicas a los estados victoriosos.



En los años 20 en Alemania se gestó la ideología del futuro partido nacionalista alemán de los trabajadores (NSDAP). Se padeció de lleno una crisis ideológica que trajo el descrédito de las democracias liberales.
El Zeitgeist de la época se caracterizó por un rechazo al racionalismo y un racismo latente que dio lugar a la eugenesia (filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios humanos).


Pensadores como Heidegger o Mitchels favorecieron corrientes políticas elitistas basadas en el culto del héroe y la fuerza, lo cual adquiere su versión más extremista al divulgarse y vulgarizarse.


Hitler se convirtió en líder del NSDAP en 1921 y tras una breve estancia en la cárcel por su intento de golpe de estado, se convirtió en Canciller en enero de 1933, favoreciendo el antisemitismo y anticomunismo. Transformó la república en el III Reich, basado en el totalitarismo y la autocracia. Hitler quería establecer la hegemonía de la alemania nazi en el continente europeo. Supervisó el rearme de Alemania, violando el tratado de Versalles, y la invasión de Polonia en 1939, lo que llevó al estallido de la 2ª guerra mundial. En 1941 las fuerzas alemanas habían ocupado la mayor parte de Europa y el norte de África.


Hitler causó la muerte a 17MM de personas, entre ellas 6MM de judíos y 1M de gitanos.


La 2ª guerra mundial alteró las relaciones políticas y la estructura social del mundo. La ONU fue creada entonces para fomentar la cooperación internacional y prevenir futuros conflictos (qué ironía). Las consecuencias territoriales fueron bárbaras, quedando creados dos grandes bloques, el capitalista y el comunista.



Nuevamente vemos un intento por parte de Alemania (mucho más sutil, pero no menos intencionado) por hacerse con el poder de una Europa decadente ante las fuertes reticencias de los aliados (entiéndase Francia, Reino Unido y Rusia). EEUU, como siempre, mira atónita el devenir de los acontecimientos para tomar parte únicamente a la hora del reparto.

El Zeitgeist de nuestra época es favorable para que se vuelva a producir el desmembramiento del viejo continente.


Así que no veo una equivocación en las palabras de Miguel Angel García, sino más bien una inteligente apreciación, visionaria quizá.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Efecto Mariposa

La idea del futuro, de lo que se nos viene encima, tampoco está muy clara. Utilizando la física clásica newtoniana estamos perdidos. Newton no supo predecir, con sus teorías, el comportamiento de tres bolas. ¿Cuánto más difícil no sería predecir el comportamiento de tres personas?


Harían falta otras teorías para augurar el comportamiento de sistemas sensibles. La teoría del Caos. Entendamos por sistema caótico aquel en el que pequeñas variaciones en sus condiciones iniciales pueden llevar a grandes variaciones de estado. El efecto Mariposa. Su metafórico nombre proviene de un proverbio chino: "el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo" El nombre fue acuñado por el matemático Eduawrd Lorentz, allá por los años sesenta, en sus intentos por predecir el clima atmosférico.


"El clima se conoce por tres ecuaciones diferenciales definidas, por lo que conociendo las condiciones iniciales, se podría conocer la predicción del clima en el futuro. Sin embargo al ser un sistema caótico, y no poder conocer con exactitud los parámetros que fijan las condiciones iniciales, hace que aunque se conozca el modelo, éste diverja de la realidad pasado un cierto tiempo."


El Caos (en el sentido común de la palabra) de la economía mundial capitalista está resultando embarazoso. Podríamos considerar a los, mal llamados, "Mercados" como sistemas lábiles a pequeñas variaciones de las condiciones iniciales (a un aleteo de mariposa) lo cual los convierte en totalmente impredecibles. A esto le unimos que estos sistemas están integrados por seres humanos lo que los convierte en sistemas enormemente caóticos.


El cine, no con mucho acierto, ha intentado representar estas teorías: Efecto Mariposa de Eric Bress y J.M.Grueber, Teoría del Caos de Marcos Siega o Cadena de favores de Mimi Leder.


Por dar algo de luz a este Caos, Mitchell Feigenbaum demostró que una amplia clase de sistemas que experimentan transiciones en ciertos puntos (van del comportamiento regular al caótico) lo hacen mediante un comportamiento universal. O sea: viajan al caos por el mismo camino, lo cual los convierte en ligeramente predecibles.


Acabaré el artículo citando a Federico García Lorca: "el más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta"


Reconociendo al planeta como un sistema verdaderamente caótico, cualquier pequeña acción (aquella más insignificante, el aleteo de esa figurada mariposa) puede significar un gran cambio en el futuro.

viernes, 11 de noviembre de 2011

A propósito del Mundo




¿Qué hubieras hecho tú?




Lo que voy a relatar es real, es la vida misma. Me ha ocurrido a mí:

Un grupo de niños de 4º y 5º de primaría están en el colegio esperando a lavarse las manos para comer. Dos niños entran empujándose, tropezando con un tercero (al que llamaremos S) que cae sobre otro niño (de ahora en adelante C). C, cabreado se gira y le da un guantazo a S, rompiendo sus gafas que salen despedidas. S entre lloros le profiere un horrible insulto, hijo de perra. Cuando S llega a casa le cuenta lo ocurrido a su padre X, omitiéndole conscientemente el grave insulto. X decide hablar con el director del colegio para buscar una explicación y una solución.

Es en el colegio donde X averigua el insulto lanzado por su hijo. El profesor encargado del comedor, así como el director, creen que lo más justo sería repercutir el coste de las gafas a los dos alumnos y así lo exponen a los padres de S y C. El padre de C, al que no pondremos nombre sino que seguiremos llamando padre de C, contesta que, ni hablar. No está de acuerdo, es más, él cree que el insulto también vale 200€, con lo que se considera igual de agraviado y por tanto en paz.


Pese a que X intenta exponer lo injusto de la solución y ante los tímidos lloros de C, el padre de C decide que no tiene nada más que decir.


¿Qué hubieras hecho tú en lugar de X?

A) Pegarle un puñetazo al padre de C y acto seguido decirle que ya puede insultarle por valor de 300€.

B) Decirle que no es justo y denunciarle ante la justicia.

C) Callarte y esperar el momento propicio para cobrarte el valor de las gafas en su coche.

D)Entender su punto de vista y volverte a casa con el rabo entre las piernas.

E) No darle importancia y no permitir que el padre de C te amargue el día.

F) Otras.... (SUGIÉRELA AQUÍ EN EL BLOG O EN EL FACE)

martes, 8 de noviembre de 2011

El Debate




Entiéndase por debate el intercambio y enfrentamiento de ideas o de argumentos sobre un asunto; del latín debattuere. ¿Es eso lo que ocurrió la noche del lunes? Yo creo que no.




Asistimos a un enfrentamiento, eso sí, pero no de ideas, más bien fue un enfrentamiento por no parecer lo que son. Decía Santiago Rusiñol que de todas las formas de engañar a los demás, la pose de seriedad es la que hace más estragos. Y ayer asistimos a eso, a una pose pactada.

Sí, Rubalcaba pareció que en algún momento intentó presionar a Rajoy, pero fue con timidez y sin convicción (se sabía derrotado de antemano y le trató como Presidente).

Oímos hablar de asuntos sociales, pero en ningún momento se escuchó la palabra indignado o indignación. No se mencionó a aquellos que se sienten desilusionados (ya no digo indignados) por la situación y la calidad de nuestros políticos electos (bonita palabra en la que refugiarse).

Hablaron de economía, pero nada de corrupción.

Rubalcaba había asumido su suerte antes de saltar al ring. Ante esta clara situación prefirieron no hacerse daño. Éste llegó a insinuar que le ocurriría lo mismo a la sanidad (por la mala gestión privada) que le había ocurrido a la educación, o sea irse al garete.

Pareció, en todo momento, haciendo uso de la cita de Mark Twain "conoce primero los hechos y luego distorsiónalos cuanto quieras", cada uno hablaba de realidades diferentes. Ninguno de los dos asumió responsabilidad alguna sobre la situación en la que nos encontramos. Se limitaron a hacer un baile de fechas que iba de un lado a otro de la mesa sin ningún orden pero con mucho concierto.

Fue una esperada desilusión. También ha sido esperado descubrir que la prensa nacional se tomaba con el mismo desinterés que el pueblo el resultado del debate.




Quizá ha sido la abierta demostración de varias cosas: el fracaso del formato del debate (se echó de menos rigurosidad y distintos puntos de vista que podían haber aportado otras candidaturas), la falta de ideas e imaginación (algo muy necesario en los momentos críticos), la pobre clase política que padecemos y la necesidad de un cambio, pero muy distinto al que propone el señor José María Rajoy.